HISTORIA DE LA VENTA DIRECTA

 

La primera forma de intercambio de bienes, se produce con el trueque, raíz de lo que sería más tarde la venta directa.

Los primeros vendedores de venta directa aparecieron en la Edad Media en Europa, en Inglaterra;  eran  vendedores ambulantes, conocidos como los “Chapmen”, quienes viajaban regularmente  desde Escocia al norte de Inglaterra,  con productos que compraban y luego revendían de pueblo en pueblo, de casa en casa.

 

En Estados Unidos de América, más tarde aparecieron los vendedores ambulantes Yankee, quienes  proveían  de bienes y servicios a las comunidades aisladas  hasta el Siglo 19.

 

 

 

 

 

 

 

 

    A mediados del siglo 19  los vendedores  de productos y bienes, viajaban  a los  barrios aledaños a las grandes ciudades, visitando cada hogar donde encontraban una respuesta positiva, generalmente  de las amas de casa, quienes se acostumbraban a recibir periódicamente a estos vendedores, los cuales  les proveían de aquello que necesitaban para sus hogares y sin salir de sus casas.

 

Las referencias más antiguas que se tiene  de una empresa organizada en venta directa,  datan de 1851, cuando un señor de apellido “Singer” consideró importante para vender las máquinas de coser que fabricaba,  ir al domicilio de sus clientes y demostrar su funcionamiento.   Sólo, luego de esta demostración personal, las amas de casa de aquel entonces, decidían comprar o no,  la máquina de coser SINGER.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quien no recuerda a estos distribuidores de SINGER en los años 60 y 70 en el Ecuador?.  Ellos compraban las máquinas de coser a la empresa Singer, y luego las revendían a través del sistema puerta a puerta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En 1886, en Estados Unidos,   el Sr. McConnell, quien vendía libros,  ofrecía por cada compra, un perfume, percatándose de  que sus clientes querían más el  perfume  que los libros,  por lo cual decidió luego transformar su empresa, a  una compañía dedicada a la mujer y a los cosméticos, nace  la compañía “California Parfums”, que más tarde se llamaría AVON Cosmetics, empresa que en la actualidad está presente en más de 100 países del mundo y tiene una  historia con más de 128 años en el mundo.

 

 

 

 

 

 

En aquel entonces, fue precisamente una mujer, quien optó por comenzar a distribuir puerta a puerta, los cosméticos de aquella empresa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Miss Alby, considerada la primera mujer emprendedora independiente de venta directa.  Preámbulo a lo que más tarde se convertiría en un canal de emprendimiento para las mujeres;  sistema generador de microempresa y herramienta efectiva para manejar la grave crisis económica,  también durante la Segunda Guerra Mundial.  En aquella época, las mujeres decidieron salir de sus casas y vender productos en sus barrios y pueblos, de persona en persona,  para solventar la difícil situación económica que vivían por la difícil coyuntura.   Se puede afirmar fehacientemente,  que la venta directa fue una espectacular herramienta de apoyo para las familias durante las épocas de la guerra y de crisis económicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más tarde,  en los USA, aparece la empresa Fuller Brush, que vendía cepillos, escobas y luego cosméticos, puerta a puerta.  Inclusive se filmaron varias películas, caracterizadas por vendedores de  venta directa, “The Fuller Man” y otra de ellas “La Chica Fuller” una mujer que vendía cosméticos de casa en casa, protagonizada por Lucille Ball, de la serie de televisión  “Yo amo a Lucy”, en los años 50.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los años 40, aparece el sistema multinivel o mercadeo en redes, para la venta de suplementos nutricionales y alimentos.  Como el producto requería de una explicación personalizada y profesional para su  correcto consumo, se establecen redes de asesoramiento, al igual que planes de compensación, por medio de los cuales, todos los emprendedores se beneficiaban de las ventas que producía  toda la red.  La empresa se llamaba NUTRILITE, que ahora es una división de la empresa multinacional AMWAY, compañía presente en más de 100 países.

 

 

 

 

 

 

 

 

En el Ecuador, la venta directa aparece hace más de 60 años, con las marcas Singer, Electrolux, Salvat Editores, Círculo de Lectores, y los famosos revendedores de cepillos, trapeadores, escobas, quienes recorrían las calles de las ciudades, vendiendo puerta a puerta estos productos.

 

 

 

 

 

 

 

 

En los años 70 y 80, llegan al Ecuador empresas como Yanbal, Avon, Tupperware, y otras.   En el año 2002, se funda la Asociación Ecuatoriana de Empresas de Venta Directa, la AEVD, siendo una de las asociaciones más jóvenes del mundo.

Entre las empresas de venta directa ecuatorianas, contamos en la actualidad con Nature´s Garden, empresa productora nacional de suplementos naturales nutricionales y medicinales, y Comercial 3B, empresa de textiles, de venta de ropa por catálogo.  Es importante señalar, que el 100% de los productos y bienes que producen estas dos empresas, son 100% ecuatorianos.  Entre las dos empresas, pueden llegar a sumar alrededor de 45.000 emprendedores  independientes.

Cabe destacar que el 99% del personal directo de las empresas de venta directa en el país, está constituido por gente ecuatoriana.

 

 

 

 

 

 

 

 

La venta directa existió, mucho antes que el retail, es decir,  que las cadenas o puntos de venta, que los supermercados, que las tiendas departamentales o tiendas de barrio.  La venta directa fue catalogada hace años atrás, como un medio socialista de comercialización, en el cual, prevalece el ser humano y su talento, antes que el capital.  La venta directa es un sistema equitativo y justo de generación de  utilidades en el cual, de cada venta que se efectúa, algo  se queda en el bolsillo de una persona, generalmente, de una mujer lo que redunda en beneficio de toda una familia.

 

CUANDO CAMBIA POSITIVAMENTE  LA VIDA DE UNA MUJER, TAMBIÉN CAMBIA LA VIDA DE LAS PERSONAS QUE ESTÁN A SU ALREDEDOR.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Búscanos en

Redes Sociales

Miembro de:

Contactos

Telf.: 593-2 3617-039, 593-2  3617-049

Mail: info@aevd.ec

AV. NACIONES UNIDAS E2-30 Y NÚÑEZ DE VELA , ED. METROPOLITAN,

PISO 10 OFC. 1013

Quito - Ecuador

Todos los derechos reservados. Se prohibe el uso o reproducción del mismo sin autorización. Aevd  2016, Quito - Ecuador

Desarrollado por Fábrica Multimedia